Caminar nocturno,
que adormece mis pasos
en la penumbra estrellada
de tu recuerdo.

Caminar nocturno, por el
abismo insondable...
que se traga mi destino,
que me condena a tu ausencia.

Caminar nocturno, hacia el
amanecer temprano,
que separa nuestras manos…
que me susurra soledad.

¡Anochecer sombrío!
que te trae a mí,
que revuelve mis cajones...
que me disuelve en tus ojos negros.

¡Anochecer sombrío!
que se acuesta a mi lado,
mientras dibujo tus labios...
mientras lees mis versos.

Anuncios